Predicas para Jovenes

sábado, 15 de mayo de 2010

BOSQUEJO BIBLICO - Produciendo transformación en el mundo espiritual, desde la dimensión física

Produciendo transformación en el mundo espiritual, desde la dimensión física

Josué 6:1-26

Inicio:

Como cristianos debemos estar preparados para las batalles espirituales (Cf. Efesios 6:10-14). Una clara ilustración la encontramos en la toma de Jericó por parte de Josué y el pueblo de Israel. Desde la dimensión física se impactó el mundo espiritual y se produjeron transformaciones: los muros cayeron y pudieron entrar en la ciudad; fue por el poder y mover de Dios, porque en sus fuerzas jamás lo hubieran podido lograr. Como soldados de Jesucristo lideramos la guerra contra las fuerzas del enemigo. En la autoridad de Cristo tenemos asegurada la victoria.

I. Las batallas espirituales las libramos en el poder de Dios (vv. 1-5)

1. No importa la dimensión de la batalla que debemos librar (v. 1) 1.1. Jericó era una ciudad fortificada y estructuralmente inexpugnable (v. 1 a)

1.2. Los habitantes de Jericó estaban prevenidos ante la presencia de los israelitas (v. 1 b) a. Aunque Satanás está vencido, nos hace creer que tiene dominio y que es invencible.

a.1. El poder de Satanás fue destruido por la muerte redentora del Señor Jesús (Hebreos 2.14) a.2. El Señor Jesucristo despojó con su sacrificio redentor en la cruz, a las fuerzas de maldad (Colosenses 2:14, 15).

2. Dios nos concede el poder para recobrar personas y territorios sobre los que tiene dominio Satanás (v.

2) 2.1. En Dios no improvisamos la batalla. Dios tiene todo planeado y específico en sus instrucciones (vv.3-5)

2.2. En la batalla contra Jericó iban en orden de batalla:
a. Los hombres de guerra (v. 3)
b. Los sacerdotes (v. 4)
c. El Arca de Dios (v. 4)

2.3. En la toma de Jericó se dieron características especiales:
a. Marchaban alrededor de la ciudad. Una toma espiritual (v. 3)
b. La toma se hizo inicialmente rodeando la ciudad. Posesionándose del territorio enemigo (v. 4)
c. El pueblo de Israel debía atender las instrucciones específicas en el tiempo perfecto de Dios (v. 5)

II. Como soldados de Jesucristo lideramos la batalla espiritual (vv. 6-19)

1. Como soldados de Jesucristo encabezamos la batalla espiritual (vv. 6, 7)

1.1. Es importante movernos bajo las instrucciones del Señor (vv. 8, 9)

1.2. No obramos en nuestras fuerzas sino en el poder de Dios (vv. 10-14)

a. No gritaron, simplemente marcharon en silencio (v. 10 ) b. Rodearon la ciudad moviéndose en el poder de Dios (vv.11-14)

2. Como soldados de Jesucristo libramos la batalla de carácter ofensivo en el poder de Dios (v. 15)

2.1. Lo imposible se hace posible en Dios (v. 16) 2.2. Dios los instruyó sobre la importancia de no conservar nada relacionado con el enemigo (vv.17-19)

III. En el poder de Dios derribamos muros y despojamos el territorio de Satanás (vv.20-26)

1. En el poder de Dios cae todo dominio de Satanás sobre las personas y los territorios (v. 20)

1.1. Nada del enemigo debe quedar con nosotros: recuerdos, amuletos, cartas, pactos realizados con el ocultismo etc. (vv.21-24)

1.2. Sólo se salvaron aquellos que dispuso Dios (vv.22, 23, 25)

2. Cortamos con todo dominio de Satanás. Es definitivo (v. 26)

2.1. No podemos volver atrás.

2.2. Debemos permanecer firmes y fieles en Dios.

Conclusión:

La toma de Jericó fue la expresión del poder de Dios moviéndose a través del pueblo de Israel. Los muros cayeron por el poder del Señor. En esencia fue una batalla espiritual en la que resultaron victoriosos porque mantenían una dependencia absoluta de Dios. Cuando luchamos en las fuerzas del Señor y no en las nuestras, resultamos vencedores. No hay obstáculos cuando, en la voluntad de Dios y de acuerdo con sus instrucciones, actuamos. En Jesucristo, como enseña el apóstol Pablo, somos más que vencedores.



Autor: Fernando Alexis Jiménez
Ministerio: Alianza Cristiana y Misionera Colombiana

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada