Predicas para Jovenes

sábado, 15 de mayo de 2010

BOSQUEJO BIBLICO - Dios quiere que seas feliz

Dios quiere que seas feliz

INTRODUCCIÓN

Hablaremos de las cosas que hacen la vida complicada.

Creo que veremos muy buenos consejos que nos ayudarán a mejorar la calidad de nuestra vida.

Estos días de para algunos son días de mayor amargura y es cuando toman decisiones equivocadas, corren hacia la puerta falsa (el suicidio inclusive) creyendo terminar con sus problemas, pero lo que no saben es que sus problemas empiezan cuando toman esas decisiones y esos problemas son eternos, ya que no sólo se amargan la vida física, sino que también la espiritual.

Dios nos creó con un propósito definido y ese propósito es para darle la alabanza y la honra con nuestra vida, la gente que toma este tipo de decisiones es por que no han logrado tener felicidad en su vida, o por que algo los oprime.

En esta ocasión veremos algunos consejos para poder lograr la felicidad y dejar de lamentarnos por lo que nos sucede y nos roba la paz en nuestras vidas y el sosiego y la tranquilidad para nuestra alma.
Estos Consejos, si los pones en práctica, te ayudarán a ser feliz en la vida.

Textos Bíblicos:

Salmo 68:3 - Mas los justos se alegrarán; se gozarán delante de Dios, Y saltarán de alegría.

Proverbios 15:15 - Todos los días del afligido son difíciles; Mas el corazón contento tiene un banquete continuo.

Filipenses: 4:4 - Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: !Regocijaos!

Proposición: Consejos para poder ser feliz

I. DEJA DE VIVIR EN EL PASADO

a) Tú no podrás ser feliz jamás, a menos que aprendas a olvidar el pasado.

1. Olvida todos tus errores, tropiezos y deslices.
2. Olvida tus desengaños, desprecios, fracasos y sufrimientos.
3. Olvida tus pobrezas, carencias y hambres.

b) Recuerda que en Cristo eres, o puedes llegar a ser una nueva criatura.

1. La Biblia dice que todas las cosas viejas pasaron. (2 Corintios 5:17) De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
2. La Biblia dice que todas las cosas son hechas nuevas.

c) Dios te ha perdonado todos tus pecados en Cristo Jesús.

1. Perdónate a tí mismo, Dios ya te perdonó.
2. Deja el sentimiento de culpa que te atormenta y te impide ser feliz.
3. Deja la sensación de indignidad que no te deja ser feliz.

II. DEJA DE GUARDAR RENCOR

a) Tú no podrás ser feliz a menos que aprendas a perdonar a los demás.

1. El rencor te destruye poco a poco.
2. El resentimiento te hace infeliz

b) La falta de perdón es un veneno mortal que acaba con la felicidad.

1. Cuando estas lleno de rencor, nada te satisface.
2. Cuando vives sin perdonar al que te ofendió, te privas de la felicidad.

c) Es importante que recuerdes que si Dios te ha perdonado, tú debes perdonar.

1. Perdona a los que te han lastimado intencionalmente. (Marcos 11:25) Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.
2. Perdona a los que te han lastimado indirectamente. Solamente así podrás experimentar la felicidad, no sigas albergando rencores en tú corazón, un corazón que no perdona no puede ser feliz, dedícate de una vez por todas a perdonar para que puedas ser feliz.

III. DEJA DE BUSCAR LA FELICIDAD DONDE NO LA HAY

Reflexión: ¿De qué vale buscar a Dios en lugares santos si donde lo has perdido ha sido en tu Corazón?

a) No procures buscar la felicidad en las personas. (No confíes en el hombre)

1. Las personas te decepcionan mas pronto de lo que te imaginas.
2. Las personas te hacen sufrir cuando menos lo esperas.
3. La gente no puede hacerte feliz, la felicidad esta en tí, no en los demás.
4. Deja de culpar a otros por tu tristeza e infelicidad

b) No procures buscar la felicidad en los placeres. “Hay quienes tienen por dios el vientre” (Filip. 3:19 el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.)

1. No hallarás felicidad viviendo en la inmundicia. Los vicios no te pueden dar la felicidad, el alcohol, las drogas, el tabaco, nunca te darán la felicidad.
2. No hallarás la felicidad viviendo en la inmoralidad. El baile, el erotismo y la pornografía no te darán la felicidad, la fornicación, el adulterio y la prostitución no te pueden hacer feliz.

c) No procures buscar la felicidad en el pecado.

1. El pecado lo único que te puede traer es la destrucción. (Juan 10:10a) El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
2. El pecado lo único que te trae es la muerte. (Romanos 6:23) Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

d) No procures buscar la felicidad en las cosas materiales.

1. El dinero no puede darte la felicidad, por el contrario.
2. Los bienes no pueden darte felicidad. (Mat.6:33 Buscad primero el reino de Dios y…) La Felicidad está en Jesús, el Hijo de Dios.

Ilustración: ¿Quién quiere al hijo?

IV. DEJA DE COMPARARTE CON LOS DEMÁS (ten un buen concepto de ti) Tu eres delante de Dios, igual a cualquiera.

a) Nunca es bueno compararse con otros. Siempre habrá alguien mejor que tú o peor que tú. Económicamente siempre habrá alguien más rico que tú o más pobre que tú. Socialmente siempre habrá alguien con mejores o peores relaciones que tú. Maritalmente siempre habrá alguien con mejor o peor esposo o esposa que tú. Los resultados de compararse con los demás son trágicos y adversos.

1. Te llenas de envidia ante los que están en mejor condición que tú.
2. Y de vanidad ante los que están en peor condición que tú.
3. Te llenas de amargura cuando no puedes estar al nivel de los ricos. Se tú mismo, ya no te compares con los demás ni los trates de imitar.
4. Tu puedes ser feliz siendo tu mismo, pero teniendo a Cristo en el corazón poniendo tu fe en Él
5. Tu puedes alcanzar la felicidad en esta vida ahora mismo, aceptando a Jesús.
Jesús es el principio de la felicidad.

b) Tú eres un ser especial, (una persona especial).

Debes de entender que eres un ser único, que con todos tus defectos, (por que los tienes) y con todas tus virtudes. El Señor te acepta tal y como eres y con lo que tienes, Él sabe perfectamente todo sobre tí y aún así te quiere.

Ilustración: Del billete de $20 dls.

Un conferencista bien conocido empezó su seminario sosteniendo un billete de 20 dólares. En un salón de 200 personas, preguntó, "¿A quién le gustaría tener este billete?"

Muchas manos se levantaron. Les dijo, "Le voy a dar este billete de $20.00 a uno de ustedes, pero primero, déjenme hacer esto." Procedió a arrugar el billete.

Después preguntó, ¿Quién lo quiere todavía?" Aun muchos levantaron las manos. "Bueno", respondió, "¿Que tal si hago esto?" Y lo tiró al piso y comenzó a pisotearlo con su zapato. Lo levantó, ahora todo arrugado y sucio. "¿Ahora, quién lo quiere?" Aun se levantaron las manos.

Amigos mío, ya han aprendido una lección de mucho valor. No importa lo que yo haga al dinero, ustedes aun así lo quieren porque eso no disminuyó su valor. Seguían siendo $20.00.

Muchas veces en nuestras vidas, somos tirados, arrugados, y aplastados en tierra por las decisiones que hacemos y las circunstancias que vienen en nuestra dirección. Nos sentimos como si no tuviéramos valor. Pero no importa lo que ha pasado o lo que pasará, nunca perderás tu valor en los ojos de Dios. Para El, sucio o limpio, arrugado o doblado, tu sigues siendo de mucho valor para El.

Salmos 17:8 dice que Dios nos guardará "como a la niña de sus ojos."

PENSAMIENTO: El valor de nuestras vidas no viene por lo que hacemos o por lo que somos sino por lo QUE EL HA HECHO POR NOSOTROS!

Eres especial para El - !!Nunca se te olvide!!

CONCLUSIÓN

Deja de vivir en el pasado, deja de guardar rencor, deja de buscar la felicidad en donde no la hay, deja de compararte con otros.

APLICACIÓN

Dios quiere que sobre todas las cosas, busques las cosas de allá arriba, ¿cómo dice?

Dios quiere que seas feliz, pero la felicidad no la encontrarás en ningún lado ni en ningún otro, sino en Él, quien tiene al Hijo, tiene la vida, quien tiene a Jesús sus cargas son más ligeras, quien tiene a Jesús puede descansar, quien tiene a Jesús tiene paz y esa paz sobrepasa todo el entendimiento.

Tener a Jesús, es principio de felicidad, ¿Ya lo tienes tú?, si no lo tienes no te vayas de este lugar sin que hayas tomado la decisión de invitarlo a que entre en tu corazón.



Autor: Alejandro Solórzano
Ministerio: Iglesia Cristiana La Cosecha

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada