Predicas para Jovenes

sábado, 15 de mayo de 2010

BOSQUEJO BIBLICO - El silencio de Dios

El silencio de Dios

"Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué está tan lejos de mi tu salvación, y de las palabras de mi clamor? 2.Dios mío, llamo de día y no me respondes; y de noche y no hay para mi reposo." Salmo 22:1-2

1.Todos nosotros en alguna oportunidad de la vida, le hemos preguntado a DIOS, “el por qué nos ha abandonado”.

Lo hacemos en momentos de gran angustia y desespero cuando vemos que todas las puertas están cerradas y que ninguna parece abrirse y que nada positivo está de nuestro lado; entonces sentimos que todo conspira en nuestra contra.

Es ahí justo en ese momento donde muchos tienden a desmayar y algunos retroceden después de haber avanzado de una manera muy significativa en la VIDA CRISTIANA.

En este capítulo el Salmista atravesaba una etapa de su vida en la que muy seguramente no veía la mano de Dios extendida hacia ÉL. Era difícil para él reconocer que Dios ya no le escuchaba, ni le respaldaba. Es comprensible que las personas sientan la ausencia de Dios en alguna etapa de su vida; hasta el mismo JESÚS experimentó esa sensación cuando estaba clavado en la cruz (Mt 27:46).

En muchas ocasiones miramos que no hay esperanzas, ni salida para nuestros problemas; vemos como todo parece acabar y la fe se hace escasa y el sentimiento de abandono de DIOS aumenta. Comenzamos a cuestionar a Dios, sentimos gran inseguridad en nuestro corazón, tendemos a renegar, blasfemar y hasta quizás a pecar por dudar de la suficiencia de Dios.

Otros piensan que no son lo suficientemente merecedores de la gracia y la misericordia del SEÑOR, y pierden el deseo de orar y buscar más de él; considerando estos ejercicios como pérdida de tiempo creyendo que DIOS tiene en poco sus palabras y que no les atiende.

Cuando DIOS guarda silencio nuestra paz y gozo se convierte en preocupación, el temor al sentirnos abandonados por Dios es nuestra gran preocupación (Sal 28:11).

Tenemos que conocer y entender que cuando DIOS guarda silencio, es porque quiere tratar alguna área de nuestra vida, que necesita ser moldeada por ÉL. Todo lo que le acontece al hombre, trae consigo un plan perfecto de parte de Dios, solo tenemos que ser pacientes y aprender a esperar en ÉL porque al final de la carrera obtendremos la victoria sino desfallecemos.

Después de haber guardado DIOS silencio por cierto tiempo y cuando hayamos entendido su propósito, “Jehová saldrá como gigante y como hombre de guerra despertará celo…” (Is 42:13). Entonces nuestro corazón se llenará de gozo al darnos cuenta que DIOS no se había olvidado de nosotros y tampoco nos había abandonado solo estaba guardando silencio, para así iniciar una nueva etapa en nosotros.

¡DIOS TE BENDIGA!



Autor: Claudia Cristina Ruiz Córdoba
Ministerio: Ofrenda Celestial

1 comentarios:

Maykell Aquiles dijo...

muy bueno excelente gracias que Dios le siga dando mas sabiduria y entendimiento para asi poder aprender mas de la palabra de Dios y de ustedes...muchas gracias Bendiciones

Publicar un comentario