Predicas para Jovenes

sábado, 15 de mayo de 2010

BOSQUEJO BIBLICO - Los golpes en la casa

Los golpes en la casa

2 Samuel 4:4

Objetivo:

Considerar las consecuencias que los golpes emocionales, físicos y espirituales traen a la vida del que los sufre, y tomar la decisión de recuperarse de ellos y evitarlos para nuestra familia.

Introducción:

Un golpe duele, pero duele más si viene de alguien a quien amas. Los golpes que se reciben en casa suelen tener mas consecuencias que aquellos que recibimos en otros lugares y de otra gente, sin duda esas consecuencias resurgen en otros ambientes, como iglesia, escuela, trabajo, sociedad en general. Mefiboset, es un ejemplo de ello, un golpe en su casa lo dejo marcado para toda su vida. Pensando en eso, hoy nos vamos a enfocar en las secuelas en Mefiboset, quizá nos identifiquemos como golpeados o como golpeadores.

Oración de transición:

Tres son las consecuencias en Mefiboset.

I. La consecuencia de la relación. 2 Samuel 4:4.

A. Cuando Mefiboset se veía cojo relacionaba eso con la caída del reino de su padre y abuelo.
B. Cuando Mefiboset se veía cojo relacionaba eso con el fin de su vida de hijo de príncipe.
C. Cuando Mefiboset se veía cojo relacionaba eso con un golpe que le cambio por completo a toda su vida.

II. La consecuencia de la dependencia. 2 Samuel 4:4-5.

A. Aquel golpe lo dejo en un estado dependiente de Siba.
B. Siba no era un hombre ético ni recto.
C. Su futuro estaba también en las manos de David.

III. La consecuencia de la autoestima. 2 Samuel 4: 8.

A. Cuando fue llamado por David, se autodenomino, Perro muerto.
B. Antes del golpe era: Hijo del Príncipe Jonatán.
C. Sin embargo su autoestima quedo marcada y reducida a la nada.

Conclusión:

La vida de aquel cambio cuando fue llamado por el Rey de Lodebar a Jerusalén, hoy es el tiempo de olvidar los golpes, y dejar de golpear, así como a Mefiboset fue llamado por el rey y eso cambio las consecuencias de su golpe, hoy a ti te llama el Rey de Reyes de Señores, olvida tus golpes y cambia tu vida hoy.



Autor: Henry Aníbal Chávez Martínez
Ministerio: Pasión por la Palabra

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada